miércoles, 10 de junio de 2015

¿PORQUÉ Y PARA QUÉ ENSEÑAR LITERATURA?



"En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás"
Jacques Benigne Bossuet (1627-1704)
Por: Alexandra Petrovic

Antes de responder a las preguntas que atañen a este ensayo, es pertinente hace un intento por definir el objeto de estudio, la Literatura, término difícil de especificar, el 1RAE lo define como el “…arte que emplea como medio de expresión una lengua…. conjunto de las producciones literarias de una nación, de una época o de un género…. conjunto de obras que versan sobre un arte o una ciencia…”, etimológicamente, proviene del latín litterae que significa letra, haciendo referencia a todo aquello que ha sido escrito, aunque no hay que dejar por fuera a la tradición oral que es precisamente la primera literatura que se conoce, sin embargo, se considera literatura solo a los textos que cumplen con ciertas características estilísticas, es la manifestación artística que hace uso del lenguaje, la literatura es saber, cultura y arte.

Si se parte desde la premisa de que la literatura es también arte, pues nace de la subjetividad del artista, enseñar al artista a hacer arte seria utópico, se puede enseñar las normas y formalidades de la escritura, pero la pericia para usarlas bajo el efecto de dicha subjetivad es un acto puramente artístico e individual.

La literatura ha sido vista desde mucho tiempo atrás como la expresión de los sentimientos de quien la produce, como la narración de las historias y mitos de los pueblos, sin embargo la literatura va mucho más allá de eso, la literatura es muy rica en si misma pues está empapada del sabor local, de la experiencia histórica, de la época y de la cultura en la que fue producida, incluso posee los matices y giros propios de la lengua en la que se compuso o escribió.

¿Por qué enseñar algo tan complejo y con tantas aristas?, cabe también la pregunta que algunos ya se han realizado, ¿se debe enseñar literatura o se debe enseñar a leer literatura?, intentar enseñar literatura de la manera tradicional y vista únicamente como el compendio de las historias fantásticas producidas en un lenguaje cuidado, sería extremadamente extenso e incluso tedioso, el docente de lengua y literatura debe comenzar a verla como una herramienta y no solo como como el aburrido y largo programa de lecturas obligatorias para el año escolar, enseñar literatura con un fin.

Dicho fin pudiera seccionarse desde varios enfoques, uno sería el enfoque social/estatal, la educación debería ser descolonizadora y productiva y desde este punto de vista la literatura es extremadamente enriquecedora, pues muestra el mundo más allá del que se conoce, quienes se acercan a ella se encuentran con distintas realidades, diferentes culturas y tradiciones, a este respecto, la 2LOE expresa en su Art. 4 que “La educación como derecho humano y deber social… orientada al desarrollo del potencial creativo de cada ser humano…, constituye el eje central en la creación, transmisión y reproducción de las diversas manifestaciones y valores culturales…”, el maestro debe aprovecharla para construir una identidad nacional y latinoamericana, promover saberes éticos, sociales e históricos, leer supone un ejercicio del pensamiento complejo y el conocimiento de la diversidad engendrando tolerancia y empatía, pues el conocer la psicología de los personajes, provoca en el lector la visión y el reconocimiento del otro, así como el sentido de pertenencia de una cultura y una nación, el 3Art. 3 de la referida ley “…establece que la educación es pública y social… con pertinencia social, creativa, artística, innovadora, crítica, pluricultural, multiétnica, intercultural y plurilingüe.”, ambos artículos muestran el por qué enseñar literatura desde la visión del estado, y lo que ha de lograrse, la formación de individuos cultos, conocedores de sus raíces históricas y tradicionales, que posean altos valores comprometidos con la sociedad.

En segundo lugar, pero no por eso menos importante y siguiendo la línea de enseñar literatura con un fin, no podría dejarse por fuera el punto de vista académico/profesional, y preguntarse ¿por qué se enseña?, la respuesta probablemente salte a la vista, cada vez son más los estudiantes que se reciben en las aulas de bachillerato con graves dificultades para leer y escribir, chicos que apenas son capaces de transcribir lo que tienen en la pizarra, jóvenes que no pueden poner por escrito sus ideas ni adecuan su vocabulario en función del contexto comunicativo, esta realidad es alarmante y profundamente preocupante, y si a esto le sumamos que los colegas de otras especialidades poco se preocupan de esta situación quedaríamos solos en el intento de hacer algo en pro de la solución. El docente de lengua y literatura es quizás, el más importante dentro del sistema educativo, porque no le ha tocado enseñar una disciplina que quizás mañana se olvide y sea poco útil al futuro intelectual del estudiante, sino que tiene en sus hombros la responsabilidad de enseñar, y aun mas, formar para la vida, el individuo necesitará desarrollar y pulir sus habilidades lingüísticas siempre para hacer uso de ellas en todos los aspectos habidos y por haber.

Recordando las interrogantes anteriores, no solo se debe enseñar literatura, entendiéndose como el acto de dar a conocer los movimientos literarios, géneros, estructuras, escritores y obras, sino que el maestro debe además enseñar a leer literatura, promover una lectura que active la creatividad del estudiante y la libertad de pensamiento, está comprobado que cuando ejercitamos el cerebro en un área específica, esta se desarrolla más y mejor gracias a la plasticidad neuronal, si se quiere lograr un desarrollo apropiado de las 4competencias lingüísticas, el saber leer e interpretar las estructuras profundas de un texto literario es el mejor aliado.

La enseñanza de la literatura promueve habilidades lingüísticas como la comprensión y producción de textos, un mejor manejo del código tanto oral como escrito, despliega la imaginación, mejora la concentración y amplia el vocabulario, todos beneficios de por vida.

Y por mencionar una última óptica de por qué y para qué enseñar literatura estaría el punto de vista personal, como amante de las bellas letras, debo decir que encuentro en ellas un acervo cultural, social, humano que valoro, y que quisiera que fuera útil en la formación de todos los que pasan por las filas de las aulas, lamentablemente la carga horaria estipulada legalmente para esta disciplina es en ocasiones muy limitada, no es posible detenerse mucho en un tema debido a lo extenso del programa, sin embargo, a pesar de todo esto el maestro de literatura debe en lo posible asumir que su labor, volviendo al principio, debe ir direccionada con un fin, enseñar a leer la obra literaria, pero también enseñar a leer el contexto que la circunscribe e incluso, las posibles aplicaciones sociales y humanas a las que dé lugar, ¿cómo leer el Quijote, por ejemplo, fuera de su contexto, o dejar de lado su trascendencia social y humana?, de eso se trata enseñar con un fin, salir de la memorización, y entrar en la concientización.

Contagiar al estudiante con la lectura más que obligarlo a leer, dice Carlos Lomas que el verbo leer no soporta el imperativo:

“…la lectura literaria debiera moverse en otra lógica aunque a menudo dentro de la lógica escolar tenga que haber una cierta coerción para que lean quienes no quieren leer porque no le otorgan ningún significado a la lectura… (el maestro entonces utiliza) las estrategias de la animación lectora y de la escritura creativa abre a sus alumnos esas ventanas que solo el texto literario abre y que nos permiten respirar mejor y vivir con la ilusión de una mayor libertad.”5

Referencias

Chomsky, N. (1957). Estructuras Sintácticas. Madrid: Siglo XXI. Obtenido de http://es.scribd.com/doc/68030764/Chomsky-Estructuras-sintacticas#scribd
Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española (22. ed.). Obtenido de http://www.rae.es/rae.html

Ley Orgánica de Educación. (2009,  15 de Agosto). Gaceta N° 5929. Caracas Venezuela
Bruzual L., Raquel. La enseñanza de la lengua y la literatura en la voz de Carlos Lomas. Educere. V12, N°40. Mérida, marzo, 2008.
1 Real Academia Española. (2001). Diccionario de la lengua española.

2 Ley Orgánica de Educación (2009)
3 Op. Cit.
4 Chomsky, (1957)
5 Bruzual, Raquel. (2008)


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

No Olvides Comentar Aquí:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leer Almas de Papel

Somos un proyecto literario incipiente que pretende promover el disfrute de la lectura y la escritura...
Anímate a viajar entre las páginas de un libro, a soñar junto a tus personajes favoritos, y a crear nuevos mundos!

.

.