viernes, 12 de febrero de 2016

EMOCIONES Y EDUCACIÓN



Por: Alexandra Petrovic J.
11/02/2015
Elsa Punset, filósofa, escritora y conductora del programa Redes hace un análisis general y ameno de la manera como se contagian las emociones, y cómo ellas pueden o no ser beneficiosas. 

Explica que es un proceso inconsciente el de contagiar a otros con nuestros estados de ánimo, todos en algún momento hemos experimentado alguna situación en la que, como se ve en su programa El contagio de las emociones, alguien se ríe ruidosamente y su risa nos produce relajación y deseos de reír también, por el contrario, el enojo y la tristeza, el ambiente "pesado" también es perceptible y contagiable. 

Explica Punset, que una de las razones por las cuales se da este fenómeno, es gracias a las neuronas espejo que son las encargadas de que seamos propensos a imitar el comportamiento de nuestros congéneres, ya sea por la necesidad del sentido de pertenencia a un grupo social o por el instinto de supervivencia, conscientes o no, hemos estado imitando, y aprendiendo por imitación desde el día en que nacimos.

Esto nos ilustra como docentes, por qué los adolescentes actúan como lo hacen, la necesidad que sienten de pertenecer a un grupo, las sub-sociedades o tribus en las que se mueven, y la razón de que algunos chicos sufran rechazo por ser diferentes.

Sin embargo, y regresando al tema de las emociones, la escritora afirma que podemos gestionarlas y aprender a contagiar aquellas que nos son beneficiosas.

En 1994 se publicó la obra Emotional Contagion de los autores: Elaine Hatfield y John Cacioppo en donde se plantea la idea de que el mimetismo sirve para contagiar emociones, así que si varios expertos convergen en esta idea, nosotros en el aula podemos intentarlo.

Deberíamos prestar más atención a las emociones que sentimos y en qué situaciones, y cuáles de ellas contagiamos con mayor facilidad, para luego propiciar momentos que nos hagan sentir bien, y evitar aquello que nos desgasta y agota emocionalmente, somos muy propensos a estar en contacto constante con situaciones propias de nuestra labor docente que nos estresan y minan nuestra salud física y emocional, y aprender a educar nuestras emociones es absolutamente fundamental.

Una manera de alejar aquellas emociones mal sanas es practicando un diálogo abierto, sincero y aunque no despreocupado del todo, si asertivo y reflexivo (Vielma R., 2014, Vol 4, Nª 4) evitando las cargas emocionales negativas que produzcan un ambiente pesado y estresante dentro del aula y el contacto con nuestros colegas, no siempre estamos de acuerdo con las opiniones ajenas pero dejar que estas nos afecten es nuestro trabajo, no el intentar cambiar a los demás.

Eduard Punset puede ilustrar mucho este punto en su programa Las emociones y el aprendizaje del 27 de noviembre del 2003, nos recuerda que aquella frase "La letra con sangre entra" ha sido desde siempre totalmente falsa, hoy la neuro-psicología ha demostrado la enorme plasticidad que tiene nuestro cerebro, esa capacidad para regenerarse, para crear nuevas ramificaciones, sinápsis neuronal, que fortalecen y refuerzan lo aprendido, se sabe por ejemplo, que el cerebro límbico, en donde se alojan las emociones, actúa relacionado con la neocorteza para fijar los conocimientos, aprendemos más y mejor de aquellas experiencias que nos son agradables que de las que nos producen malestar.


De ahí que procuremos hacerle "la vida feliz" a los estudiantes en nuestras clases para propiciar un aprendizaje más fácil y significativo, ya que lo que aprendemos con olores, risas, colores y buen ánimo lo recordamos con mayor facilidad.

¿Se puede aprender y enseñar a ser feliz?, esta ha sido una de las grandes interrogantes de la vida desde que el hombre tiene conciencia sobre la tierra, ¿cómo sentirse bien?, ¿cómo enseñar a otros a estar contentos consigo mismos? y ¿cómo perpetuar ese sentimiento de bienestar?, muchas son las posibles respuestas y la prácticas que suelen llevarse a cabo en pro de ser y hacer felices, en los últimos años se ha experimentado y buscado una posible explicación científica del estado de felicidad y se ha encontrado que la ciencia y la felicidad si tienen relación, si se puede “enseñar” al cerebro para ser más felices.

Por lo general cuándo se le pregunta a alguien que significa ser feliz, la respuesta tiene que ver con la convención social de la necesidad de tener “salud, dinero y amor”, ¿pero son estas cosas realmente la clave de la felicidad?, el Dr. Martín Seligman habla sobre esto y otros aspectos relacionados al tema en una entrevista que le hiciera Edward Punset en su programa Redes en julio del 2013.

Según Seligman, psicólogo de la Universidad de Pennsylvania, se puede aprender a ser feliz siendo optimista, sin embargo, la facilidad de empuje y de sobrellevar las cargas no es igual para todas las personas, no todos tienen la misma capacidad de resiliencia ante las etapas traumáticas de la vida, aunque se puede entrenar para ser felices tomando en cuenta que es importante potenciar nuestra parte hedonista haciendo cosas que nos proporcionen placer, cultivar las aficiones que nos satisfacen de manera personal como practicar relajación, hacer deporte, comer sabroso, leer, todo depende de lo que cada cual considere placentero, hacer lo que nos gusta solo por el placer de hacerlo hace que la persona se sienta plena, buscar un sentido a la vida, pertenecer a un grupo, sentirse parte de un todo más grande, tener una vida con sentido, como diría Rick Warren vivir “Una Vida con Propósito”, saber que somos útiles a un designio y un plan mayor proporciona satisfacción. 

“La noción de felicidad es científicamente imposible de concretar”, pero puede descomponerse en tres elementos que son científicamente cuantificables: 1. Vida de placer: emociones positivas, reír, buen humor, relaciones afectivas. 2. Vida comprometida: amor, trabajo, familia, hijos, amistades, estar inmerso en algo que nos comprometa y fluir con ello, crecer, y 3. Sentido de la vida: saber cuáles son nuestros puntos fuertes y usarlos para “pertenecer” en pro de algo más, vida con significado como ya antes se mencionaba.

La felicidad entonces poco está relacionada con las convenciones sociales de salud, dinero y amor, afirma el catedrático que, el dinero por ejemplo, puede en parte potenciar la felicidad en los casos en que hay pobreza extrema, podríamos relacionar este punto con la pirámide de Maslow, recordando entonces su propuesta en cuanto a que el hombre se irá realizando a medida que tenga sus necesidades primarias cubiertas, de modo que valla en busca de las que se encuentran en el segundo plano de la pirámide y así sucesivamente, las necesidades primarias como salud y alimentación no se encontrarían satisfechas en casos de extrema pobreza, pero al estar compensadas, el dinero que “sobre” no hará la diferencia en el nivel de felicidad ni en su permanencia en el tiempo.

El cerebro tiene la increíble capacidad de ser flexible, plástico, cambiante, de aprender y de regenerarse creando redes neuronales que potencian ciertas habilidades, ¿porque no aprovechar esta habilidad desarrollando las áreas que nos proporcionan salud mental y bienestar, aprendiendo de las malas experiencias y practicando aquellas que nos dan sensaciones agradables, como pasar tiempo de calidad con nuestros seres queridos?

Hay que recordar que las emociones están en las zonas más primitivas del cerebro, ellas forman parte un sistema de guía para el organismo, ¿qué pasa a nivel físico cuándo somos felices?, la pituitaria y el hipotálamo segregan endorfinas que producen analgesia y bienestar, están también implicadas en la sensación de hambre, hormonas sexuales y estado inmune (previenen enfermedades); estimulan la producción de dopamina que es la encargada de fortalecer la sinapsis cerebral y con ellas se multiplican las redes hebbianas regenerando el cerebro y fijando los conocimientos en la memoria a corto, mediano y largo plazo; el cerebro produce endorfinas en respuesta a las sensaciones agradables así que practicar lo que nos gusta ayuda a que nuestro cerebro sea más positivo, todo esto por supuesto facilita la adquisición de conocimientos y el aprendizaje, el cerebro está en constante cambio incluso cuando reposamos, la clave está en reforzar aquellas experiencias que nos hacen felices, literalmente la felicidad atraerá más felicidad, y el aprendizaje atraerá más aprendizaje, dada la relación íntima entre las estructuras cognitivas y las estructuras emocionales del cerebro, el aprendizaje se verá reforzado si se lleva a cabo en un clima emocional adecuado.


Por otra parte, evitar a toda costa lo que nos provoca malestar personal y en el trabajo, como lo decía antes, es muy importante tanto por amor propio como por amor a los demás, a aquellos a quienes tenemos en el aula a diario; y una de las formas más comunes en las que nos hacemos cerebro con la gente es la manera tan ligera a la hora de formarnos una idea de los demás, de juzgar al libro por su portada sin permitirnos conocer a las personas, es más sabio esperar un poco antes de emitir un juicio.

Como docentes somos rápidos para etiquetar a nuestros estudiantes, si tan solo nos detuviéramos a observarlos y a conocerlos un poco más, nuestra apreciación sobre ellos y nuestra forma de verlos sería más objetiva y nos permitiría poder aplicar la tan aplaudida y poco aplicada pedagogía del amor.

Nos toca entonces hacer una reflexión interna sobre cómo nos presentamos a los demás, que les transmitimos y el efecto que dejamos en ellos, y a partir de ahí poder escalar los cambios necesarios en nuestras propias vidas que nos sirvan en nuestra labor docente.

Trabajos citados

Vielma R., J. (2014, Vol 4, Nª 4). El diálogo reflexivo como "Un encuentro humano saludable". una aproximación a su fenomenología. Consciencia y diálogo, 85-96.

Punset, Elsa. (2015, 09 de marzo) El contagio de las emociones. [Video]


Formación continua-Subsecretaría del desarrollo infantil integral. (2015, 24 de julio) El aprendizaje social y emocional. Errores frecuentes en la educación y tipos de escuelas. [Video]
            Disponible: https://www.youtube.com/watch?v=9UEFkvMuJjo


Coca-Cola. (2015, 30 de abril) Coca-Cola Derribemos los prejuicios / Experimento. [Video]
             Disponible: https://www.youtube.com/watch?v=y10u_THQ7w0


Redes, divulgación y cultura. (2013, 04 de junio) Aprendiendo a ser felices (Capítulo Redes 363). [Video]

               Disponible: https://www.youtube.com/watch?v=RoOxyF1u1GM


miércoles, 10 de febrero de 2016

POR QUÉ LEER A LOS CLÁSICOS

Excelente texto tratado con una honestidad increíble de lo que significa leer o haber leído aquellos libros que han marcado generaciones enteras durante siglos, vale la pena dedicarle un rato a este artículo... Puedes descargarlo también en PDF


Por Ítalo Calvino
Empecemos proponiendo algunas definiciones. 
I. Los clásicos son esos libros de los cuales se suele oír decir: «Estoy releyendo...» y nunca «Estoy leyendo ...».

Es lo que ocurre por lo menos entre esas personas que se supone «de vastas lecturas»; no vale para la juventud, edad en la que el encuentro con el mundo, y con los clásicos como parte del mundo, vale exactamente como primer encuentro.

El prefijo iterativo delante del verbo «leer» puede ser una pequeña hipocresía de todos los que se avergüenzan de admitir que no han leído un libro famoso. Para tranquilizarlos bastará señalar que por vastas que puedan ser las lecturas «de formación» de un individuo, siempre queda un número enorme de obras fundamentales que uno no ha leído.

martes, 2 de febrero de 2016

EL DIFÍCIL EQUILIBRIO DE LA LITERATURA: UNA MIRADA A LA LITERATURA JUVENIL Y SU DIDÁCTICA


Este artículo pretende clarificar el papel que juegan las distintas instancias que concurren en el circuito de la Literatura juvenil y su didáctica: libros (la calidad literaria), la opinión de los mediadores, los propios lectores o sobre la realidad de las aulas. El artículo aboga por la integración de las contribuciones que llegan desde las distintas perspectivas de análisis en aras a una comprensión más completa de una realidad de por sí compleja y dinámica. 

A tenor de la información que acaba de llegar de la última edición de la Feria de Francfort (2002), puede decirse que la vida media de un libro en una librería –sin reposición posible, en la mayoría de los casos- no va mucho más allá de un par de meses. Las consecuencias de un sistema productivo (el editorial) cuyo único objetivo parece ser la máxima rentabilidad en el mínimo espacio de tiempo, son claras: de una parte, la homogeneización del mercado, en detrimento de la diversidad en la oferta, y a favor siempre del alumbrón que periódicamente vivirán los best-sellers; de la otra, la anulación de todo criterio selectivo, derivándose de ésta última un aumento creciente de comportamientos desordenados e imprevisibles entre los lectores más sólidos o entre aquellos otros pertenecientes al sector de los considerados más competentes. Unos lectores con los que, obvio es decirlo, el mercado no parece contar. Según los estudiosos de la lectura en el mundo occidental, asistimos a un panorama que presenta fuertes síntomas de disolución en el "orden de la lectura". 

Sin embargo, frente a este diagnóstico tan poco halagüeño respecto a los comportamientos lectores más adultos, contamos con una producción de literatura infantil y juvenil que debe en gran medida su implantación a la demanda escolar. Al considerarse que los libros para niños y adolescentes son una buena inversión para la formación lectora y literaria, y contar, en consecuencia, con la legitimación de la institución escolar y la demanda que ésta genera, podemos concluir que, efectivamente, el libro infantil y juvenil es un tipo de libro que, cuando está entre los recomendados, goza de mayor estabilidad en las librerías. Aun así, ¿qué ocurre con los aproximadamente 5.000 nuevos títulos de Literatura infantil y juvenil que se publican al año en España, lo que supone alrededor del 15% de la producción editorial, según recoge La lectura en España. Informe 2002? Esa cifra seguramente contiene los 350 libros de Literatura infantil y juvenil que se publicaron en euskera en 1999, lo que supone un 23% de la producción editorial, o los 371 del año 2002, con el 24,5% de dicha producción.

Es evidente que, dada la abundancia de la oferta, resulta prioritaria la creación de unas pautas orientativas, máxime si hablamos, como es el caso, de un consumidor —el niño o el adolescente— que está todavía en una fase de construcción de comportamientos lectores autónomos. Sin embargo, cada día que pasa parece más difícil, tanto desde las instituciones mediadoras como desde presupuestos progresistas y democráticos que siempre han apelado al papel civilizador de la lectura, neutralizar el "leo lo que me parece" posmoderno.

 No obstante, sería injusto tomarse a la ligera manifestaciones que, además de sacudirse el yugo de una concepción elitista y aristocrática de la lectura que dominaba el orden anterior, pueden portar en sus mensajes un potencial lector que pugna por descubrir su propio camino aun al margen de la lectura domesticada de los mediadores sociales.

Si trasladamos al ámbito escolar este difícil equilibrio de la lectura, nos encontramos, por un lado, con los partidarios del “Fomento de la Lectura”, de la lectura libre —"que lean lo que les venga en gana, con tal de que lean, aun cuando no nos guste"—, confiados en que si alguien lee un libro la batalla no está del todo perdida, y que ese pequeño peldaño le llevará a otro superior, y así sucesivamente hasta el goce pleno de la lectura literaria; y por otro lado, con los que piensan que, para progresar en la competencia cultural del lector literario, lo correcto o pertinente es enseñar a leer a través de lecturas elegidas y obligatorias.

 En este sentido –debido en gran medida a la potente influencia de los mass media-, asistimos desde hace un par de décadas a un fuerte cuestionamiento de muchas de las pautas lectoras que, no hace tanto, constituían realidades insoslayables para cualquier persona considerada socialmente culta. De igual forma, en los estudios literarios se ha venido produciendo un desplazamiento del énfasis desde la "literariedad" (como expresión específica de lo literario), hacia la revelación del lector como uno de los elementos clave del sistema de comunicación social denominado “literatura”. Bien es verdad que desde los ochenta vienen coincidiendo en su interés por el lector planteamientos que provienen tanto de la psicología cognitiva como de la teoría de la recepción. 

Un interés cuyo potencial de aplicación no se agota en el texto literario y que ha tenido una honda repercusión en los enfoques sobre la comprensión lectora en los últimos modelos educativos, propiciando la incorporación de la literatura infantil y juvenil como una materia imprescindible para la formación lectora y literaria de niños y adolescentes.

Pero, ¿cómo se desenvuelve la literatura infantil y juvenil en una sociedad globalizada, donde la lectura ha dejado de ser el principal instrumento de culturización a favor de los medios audiovisuales de masas con la televisión al frente? ¿Cómo afectan las transformaciones derivadas de la irrupción de las nuevas tecnologías — la digitalización e Internet— en las que viven inmersas las sociedades postindustriales en las instituciones pedagógicas?

SEGUIR LEYENDO O DESCARGAR ESTE ARTÍCULO EN:

Aldekoa Beitia, Iñaki El dificil equilibrio de la lectura: una mirada a la literatura juvenil y su didáctica Revista de Psicodidáctica, núm. 15-16, 2003, pp. 131-142 Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea Vitoria-Gazteis, España


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leer Almas de Papel

Somos un proyecto literario incipiente que pretende promover el disfrute de la lectura y la escritura...
Anímate a viajar entre las páginas de un libro, a soñar junto a tus personajes favoritos, y a crear nuevos mundos!

.

.